jueves, 29 de noviembre de 2012

Perfiles de tu recuerdo

Místico,
ya no hay nada que merezca esta palabra.
Fuiste devoto de mi nombre
santo en éxtasis que eleva su espíritu redimido,
comulgando cada noche
el verbo de mi boca.
Nací
cuando llegaste con tus palabras de enamorado.
Abriste mis ojos
con el aliento divino que emanaba  tu deseo,
recibiendo de ti 
lo que nunca me fue dado.
Cambiaste la dirección de mis pasos
y como una niña fui descubriendo
caminos de tu corazón inexplorados.

El celador de mis actos,de mis pensamientos y sueños,
el que sufría las horas coleccionando relojes,
que a sabiendas o no,
marcaban el resto de su existencia.
El que tanta huella dejó en mi
ya no despliega sus alas sobre el cielo de las miradas.

¡Maldita sea la noche
que te alejó de mis ansias!

¡Maldito aquel frío infinito que te llevó sin que yo pudiera hacer nada!


"Paraiso perdido" de Dariusz Zawadzki, Polonia.



No hay comentarios:

Publicar un comentario