jueves, 29 de noviembre de 2012

Un paseo corto por la vida


No alcanza enajenada mi conciencia 
la espuma que se acerca con la ola, 
ya que el blanco sonido que va y viene 
se ha detenido más allá del horizonte, 
y un vacío que rompe mis entrañas 
cabalga día y noche sin consuelo 
dirigiéndose hacia la línea indefinida, 
frontera sin pasado ni presente, 
futuro de las almas en mi mente. 


El sentido que damos a nuestras vidas 
nos hace esclavos de íntimos pensamientos, 
profundos sentimientos ,que en ocasiones, 
transforman la esencia de la que fuimos hechos: 
energía comprimida en habitáculos empíricos, 
antorchas incesantes vinculadas a un secreto.   


Pintura de Heidi Taillefer, Canadá.




No hay comentarios:

Publicar un comentario