martes, 11 de diciembre de 2012

No podemos acabar así

La esperanza fue mi aliada
hasta tus últimos días,
aún viendo como te ibas
pensé 
que se equivocaban,
pensé 
que solo dormías.


Mariposas de alas inertes
custodian lo que fuiste un día:
compañero, amante, guía,
arena donde mis pies se hundían.


Estabas tan distante
y yo tan bloqueada,
tu alma entre dos mundos
mi agonía desbordada;
un futuro predecible
de miradas sin palabras.


Te entregaste al delirio
de esa lengua de hielo,
enemiga de mis cosas
que oculta entre las sábanas
me ha robado tu cuerpo.

No podemos acabar así
tú muerto y yo viuda.
No podemos acabar así,
este viaje
no tenía horario de salida.


Lágrima de lo infinito de Gabriela Amorós Seller, Alicante (España).




No hay comentarios:

Publicar un comentario