jueves, 6 de diciembre de 2012

No quise,no quiero.

Me paralizó el miedo,
y no quise creer 
lo que era inminente.
Y tú,
tan niño y tan consciente,
no hacías más que divisar buitres
sobrevolando tu suerte.

¡Amor mío,

cuanto dolor ha soportado tu corazón!

Siempre supiste

lo que yo ignoraba.
Tus esquemas se alteraban
con solo  imaginar
que  no me observabas,
y sin piedad
descomponías la materia misma
de la que estaba formada
la sólida muralla 
de nuestra fortaleza.
En verdad fuiste un genio:me otorgaste
todos los deseos que pedí.

He sido dueña y esclava,
amiga y enemiga,
ruido y silencio,
palabra de tu boca y
en  mi boca tu nombre
un burbujear que llenaba 
de savia fresca mi existencia.

Necesito seguir amándote,fue lo más valioso 
que me enseñaste.

No quiero aceptar lo que hay,
no quiero;
Ayúdame a encontrarte
donde siempre te busqué.

¡Amor mío,cuanto dolor ha soportado tu corazón!
¡Amor mío,
cuánto dolor he de soportar yo!




Pintura acrílico de Jo Joosten, 1956 Bélgica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario