viernes, 14 de diciembre de 2012

Pertenencia


No se que tengo en la cabeza
¿presión, ansiedad, dolor...?,
el peso de tu muerte.
No me libero de este malestar,que es mío,  
y tampoco quiero liberarme de él.

Nuestro destino se quedóen una casa en ruinas,
allí donde comenzó
el deseo y la pasión,
donde vivió el desenfreno
el verdadero amor.

¡Mi único y puro amor!,
el que rompió las formas
de todo lo determinado.
No hay diferencia
entre las lágrimas de ayer y las de hoy,
todas son por tu sublime esencia.

Quiero retener tu voz en mis oídos,que vuelvas a pronunciar mi nombre
tantas veces repetido por tu boca,
la misma que bebió la lluvia cándida
que dejaste caer sobre mi piel
refrescando los silencios y las miradas.

No quiero entregarme al olvidoaún estás en mí,
eres mío  
como yo tuya...

...pertenencia de las almas,
pertenencia de los cuerpos,
pertenencia del recuerdo.



Imagen digital de Catrin Welz-Stein, Alemania.

No hay comentarios:

Publicar un comentario