viernes, 25 de enero de 2013

Estatuas


Estatuas vigilantes
anidan en angostos pedernales,
grises conchas
de dureza insuperable
que sostienen, taxativas,
el quehacer de estas espías.

Estáticas oteadoras
de principios y finales,
sucesiones inapelables
de miles de historias caducas
que sustentan,incesantes,
la curiosidad de tales vigías.

Efigies, 
símbolos del ser...
... saben más de lo que callan.
Imágenes, 
apariencias moldeadas,
gritos del alma.



Pintura de Juan Medina, México 1950.

No hay comentarios:

Publicar un comentario