lunes, 4 de marzo de 2013

Guerreros del fracaso


Existe una frontera
que los guerreros del fracaso
quisieran penetrar.

Por instantes,

una mala copia de lo que fui,
deja de vigilar
los accesos debilitados
por tu ausencia,
y arremeten con estrépito
en las salas diáfanas
del pensamiento,
golpeando las paredes
sin llegar a derribarlas.

Pero, no obstante,
el volumen del adversario
es considerable
y en ocasiones temo
que abra una brecha
en estos muros,
cargando en las alas del olvido
el propósito de mi defensa:
ser la que gravita
sin perder su órbita.

Es tan liviana la línea
que no acierto a saber
si aún sigo siendo razonable.


Pintura de Heidi Taillefer, Montreal (Canadá)


No hay comentarios:

Publicar un comentario