viernes, 26 de abril de 2013

Ahora escarcha

Caminando
a la escarcha
se le ven los pasos
y las miradas;
trinar de frío,
calma helada.
La escarcha camina
de espaldas al monte;
sube la senda,
vuelve su goce:
trinar de frío,
calma helada.

La mancha blanca

sigue subiendo,
sube a las faldas
y luego al pecho.
Bate la escarcha
su velo en el suelo,
cubre la hierba,
encanta la tarde y
encanta al tiempo.

La escarcha se vuelve

color de cielo;
trinar de frío,
la calma dentro.
La escarcha está loca
en este febrero.

En el huerto,

la escarcha,
se acaricia al vuelo,
se tiende al silencio
de los ojos muertos.
En el huerto, la escarcha,
es escarcha y no cielo;
la calma dentro,
el frío denso.

La escarcha loca

se viste de acero,
se pule la cara y
se aleja del verso.
La loca escarcha
en el sendero,
en la noche borrosa,
en el inicio de luna
y sobre mi cuerpo;
la calma densa
y el frío dentro.





No hay comentarios:

Publicar un comentario