martes, 9 de abril de 2013

Simulacro de soledades


El brazo de las esperanzas

se cortó en el cristal de ayer,
y las soledades que cayeron
germinaron en el suelo del hogar.

Nacieron faltas de sueño

con el color y el amor imaginado,
con las palmeras de luz tímidas
entre el terciopelo de luna.

Crecieron siendo niñas

y en blandos encajes ahogaron penas,
y paseaban blancas por el parque
y se sentaban  en perdidos bancos de mármol.

Se abrazaron al silencio

cuando tuvieron edad
y se miraban en el espejo
cuando crecía la noche con ellas.

Las soledades eran bellas,

algo cargadas de carmín
con largos cabellos
que enganchaban a la locura,
que se mecían en la tristeza
y la lluvia de lágrimas.


-1982-






No hay comentarios:

Publicar un comentario