lunes, 6 de mayo de 2013

La angustia

Cuando llega está hora, y la otra
y la que se queda atrás,
es cuando más lo siento.
A un lado los mocos y un sin fin de lamentos,
que no son pocos y ruines,
como este verso que inconsciente
me está perdiendo el respeto,
me está endemoniando a cada golpe,
a cada palpitar confuso
de corazones lerdos y vagos.

Luego, tras de mí,

la falsa respuesta a todo lo creado,
a todo lo que creemos...
Y como saliendo de una gran fiesta,
la muerte,
borracha y despeinada
vaga de esquina a esquina,
sin torcer,
sin ahogarte de pronto para no hacer daño.

Te suben los calores a la cara,

se te hielan los pies calzados,
y por fin el grito sordo
como la "p"; como la "p" de parásito,
como la "p" de puta,
como la "p" de impuro
que se queda a mitad para que la oigan menos;
para que no se le note el desprecio...

Cuando llegan estos días cargados de nada

vacíos de cosas,
es cuando más lo siento...
Siento cómo me rebajo,
como me arrastro
y como me lloro;
repitiéndome por repetirme:
"No lo hagas"
...Luego la  angustia...


-1982-
Santiago Caruso, Ilustrador de vanguardia.
Argentina 1982.


No hay comentarios:

Publicar un comentario