lunes, 1 de julio de 2013

Lo que diría él

                                                                      I                                                                         
Usted
que es una señora,
con esas curvas
que son sendas,
sinuosas,
sin puntos de referencia,
donde mi andar
se hace agua
que recorre su piel-tierra,
objeto de mi locura,
la de este pobre poeta
que ha tentado a la guadaña
por sentirla a usted 
más cerca.

  II

Usted,
que ha expiado
todas mis culpas
con su consuelo materno,
siendo la primogénita
de este fastuoso infierno
en el que hiervo contento;
ángel de mi infancia adulta, 
al que dejé levantar el vuelo
robándole algunas plumas
con las que escribo estos versos,
cerca de sus oídos
que son caracoles mudos
que con mi lengua despierto.

III

Usted, señora,
que remienda mis sueños rotos
con el hilo de su boca,
que volverá a volar sola;
cuídese de los caníbales
que devoran a deshoras,
que lo que anduvimos juntos
es recelo de mediocres
que esperan mi hora corta;
usted, 
que es una señora,
ya sabe lo que le digo,
que somos uno en lo mismo
y lo demás es otra cosa.


Arte digital de Marcela Bolivar,  Cali (Colombia).


No hay comentarios:

Publicar un comentario