miércoles, 17 de diciembre de 2014

Estertores

Utilizaremos el color de nuestros labios
para morderle a la vida en su regazo
y cuando emane de su herida lo insensato
beberemos como versados borrachos,
ebrios de obscenos hedores,
sucumbiendo al galope de su tiento;

 y nuestras manos, asistidas por hordas pétreas,
perseguidoras de concupiscencias y locas,
regresadas de añicos hechos viento,
arrasaran viperinas la hermosura
de las líneas contracorriente
que los años dejaron en nuestra frente.

Jadeos ahogados sin salida,
relojes y cadenas de sucesiones que pesan 
sobre las mesas sin cena,
dilataciones roncas de una angustia promiscua
que en breve rompe aguas 
alumbrando ojos que no quieren saber lo que pasa.

-Señores pasajeros, próxima estación: 
Estertores, 
su última parada.

Jacek Yerka, Polonia 1952

No hay comentarios:

Publicar un comentario