miércoles, 19 de diciembre de 2012

Cuando llegó el mal

Soy fuente de la que bebe tu boca
y cuanto más bebes
más deseas esa cristalina esencia,
la transparencia que baña tu ser.

Me siento dichosa de ser el brebaje
predilecto de tu elección,
el único y verdadero líquido
que te da vida.

Nací desde el blanco
para llenar tu vacío,
para ser parte de ti
en tu interior.
Y ahora este sufrir
cuando ya lo habíamos sufrido todo,
esta tristeza que no dejaremos
que se adueñe de lo nuestro.

He adoptado tu forma
como única manera de existencia,
y han llovido sobre ti
los más íntimos secretos 
de mi fórmula,
de la simpleza a la complejidad.
Soy imán para tus manos,
luz para tu oscuridad,
silencio para tu estruendo de volcán,
un pañuelo de lágrimas secas
que ayer dejamos en algún lugar.



Ilustración de Beatríz Martín Vidal, Valladolid 1973.

No hay comentarios:

Publicar un comentario