lunes, 3 de diciembre de 2012

La última tierra

Yo fui la última tierra
donde el guerrero dejó descansar su espada,
la última brisa que alivió su espíritu.

Antes de mí hubo otras tierras,
alguna fue inhóspita,
otras de paso
donde reclinar su cuerpo
para volver a la batalla.

Hubo una a la que su mente
siempre estuvo arraigada
porque era buena tierra,
donde sembró semillas
que se convirtieron en árboles
de gran sombra para su dicha.

También hubo una tierra lejana
en las montañas,
al abrigo del enemigo
donde su estirpe inició el ciclo.
Malas lenguas hablan de linajes añadidos,
oscuras necedades de las que nunca fueron testigos.

Más, he de hacer constar
que siete estandartes ondean
al frente de su batallón.
Cinco se mantienen unidos
en el centro del escuadrón,
dos en los flancos, distantes,
ajenos a la misión.

Yo fui la última tierra,
su última nación 
cuando ya nada esperaba,
después que tanto esperó.


Arte digital de Michael Vicent Manalo, Filipinas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario